La tecnología avanza y las gamas de entrada y medias invitan hoy más a la compra que hace algunos años. Las épocas en las que tener un teléfono realmente competente implicaban apuntar a los líderes de catálogo quedaron atrás, y sin embargo el mercado no ha tenido el beneficio esperado. El precio medio ha subido, y las pistas llevaban tiempo sucediéndose.

El año pasado ocurrió algo que no había sucedido hasta entonces, los smartphones cruzaban la barrera psicológica de los 1.000 euros de base. Primero lo hizo el Samsung Galaxy Note 8 y, no mucho tiempo después, el iPhone X de Apple continuó con la misma tendencia. De hecho, este último es el más que probable culpable de que Apple se haya quedado con más de la mitad de los ingresos del mercado móvil. Pero en lo que afecta a todos, comprar un móvil hoy es más caro que el año pasado. De media.

De 255 a 300 dólares en un año
La información proviene directamente de Linda Sui, Directora de la consultora Strategy Analytics, que ha afirmado que los ingresos del mercado móvil han crecido, pese a que el mercado en general encogió el pasado año, y eso ha derivado en un incremento del precio medio por teléfono móvil. Concretamente, el incremento se tasa en un 18%.

Cuenta Strategy Analytics que en el último trimestre de 2016 el precio medio de un teléfono móvil se situaba en los 255 dólares norteamericanos, pero que en el mismo trimestre de 2017 dicho precio medio ha subido hasta rozar los 300 dólares. Un incremento auspiciado por el aumento de precio de los líderes de catálogo, pero acompañado también por una ligera subida de las gamas de entrada y medias.

Un dato interesante, pues por menos de ese precio medio podemos obtener teléfonos realmente interesantes. Como el Xiaomi Mi A1, que se sitúa en 229 euros (286 dólares), o el reciente Honor 9 Lite, la respuesta de Huawei/Honor a sus compatriotas que puede encontrarse en la misma franja de precio.

Sin embargo, el “tirón” de las gamas altas ha contribuido a que hoy sea más caro comprar un teléfono de media, y la tendencia parece dispuesta a aumentar. Si las predicciones y filtraciones resultan ser ciertas, el Galaxy S9 Plus cruzará también la barrera de los 1.000 euros. cuando el S8 Plus se vendió a 929 euros cuando tomó tierra en Europa. Un incremento del 10% que afectará, seguramente, a un nuevo aumento del precio medio de los teléfonos en 2018.

Veremos qué tal se desarrolla este 2018, aunque lo más probable es que en febrero de 2019 volvamos a reunirnos aquí para anunciar que el precio medio de un teléfono móvil ha vuelto a elevarse a nivel mundial. Por suerte tendremos gamas medias cada vez más competentes a las que acogernos, aunque la inversión en un teléfono móvil es algo muy personal que depende de cada usuario. Claro todos los usuarios quieren que su teléfono móvil tenga un valor mucho menor del que valen hoy en día.